¿Tienes miedo a opositar?

Comenzar a estudiar oposiciones puede ser un caos, e incluso algo que te pueda generar nerviosismo e inseguridad. Pero piensa que miles de personas han pasado por este proceso y hoy tienen un puesto de trabajo fijo en la administración y con estupendas condiciones.

¿No sabes qué hacer? No te preocupes que vamos a darte alguna orientación:

¿Cómo te comerías un elefante?  La respuesta es poco a poco, bocado a bocado.  Una vez que tienes claro lo que tienes que estudiar, haz porciones y no pienses en el elefante si no en el trozo que te tienes que comer ese día.

Técnica pomodoro, empieza estudiando 5 minutos a tope y haz un descanso.  Luego puedes ir subiendo a 10, 15, 20 minutos.  ¿No puedes concentrarte sin distraerte 5 minutos? Empieza con 1.  La concentración es un músculo que se puede entrenar

El horario es muy importante, ten un horario fijo: Si empiezas a las 9, tienes que estar todos los días estudiando a las 9 sin discusión. Pase lo que pase. Si buscas excusas las vas a encontrar.

Ten una motivación sólida y clara.  Cuando una persona tiene un vicio que quiere dejar y al cabo del tiempo vuelve a hacerlo y va al médico, éste le dice las cosas directas y claras y es cuando la persona decide realmente dejar el vicio ¿Por qué? porque el médico les ha dado el “por qué” sólido y claro que necesitaban para dejar ese vicio.

Ten claro por quien estás haciendo esto: por ti mismo por supuesto.  Pero si reflexionas un poco más verás que lo haces también por la gente que te rodea. Muchas veces te dirán ¿tú no podrás? ¿tú no vales? Tu misión es demostrar que sí que TU PUEDES.

No rompas la cadena:  Aunque tengas gripe, tus niños tengan un cumpleaños en casa, tus amigos te llamen para que salgas, etc. aunque sea sólo 10 minutos ese día tienes que cumplir con lo planeado.

No seas perfeccionista, por ejemplo si un tema no lo sabes de pe a pa con sus puntos y comas, no les des mil vueltas, no es recomendable esos “repasos interminables” Pero en productividad la máxima siempre es “mejor hecho que perfecto”.  Si quieres ser verdaderamente eficiente tienes que pensar más en lo que no tienes que hacer que en lo que tienes que hacer.

Nuestro cerebro está programado para retrasar las tareas que no nos gustan hacer. Pero es fácil desprogramarlo creando un hábito de estudio.  Crear un buen hábito es mucho más fácil de lo que parece.

Opositar no es entrar varios años en un campo de concentración. Tómalo desde otro punto de vista, vas a aprender muchas cosas y vas a salir renovado/a.

No hay un momento perfecto para empezar.  El momento es ahora. ¿Vas a seguir haciendo lo mismo que los otros días?  Entonces los resultados serán los mismos.  Cualquier acción por pequeña que sea es mejor que ninguna acción en absoluto.  Si tienes ya un objetivo de verdad, entonces sólo te queda empezar a caminar hacia él.


En nuestra academia oposiciones Jaén te ayudamos a afrontar esta nueva aventura y a sobrellevarla para conseguir tus aspiraciones. Preparamos oposiciones administrativo del Estado, Oposiciones Hacienda, Guardia Civil, Justicia, en Jaén. 

Comparte: